Blog

Etología canina, felina & bienestar animal

Archivo de categoría Blog

¿Nuevo gato en casa?

🐱+🐱

La introducción de un gato en casa, o la re-introducción de uno de ellos cuando ha habido una experiencia negativa previa entre ellos, requiere de ciertas pautas para que la convivencia sea equilibrada y no existan conflictos. A continuación os damos alguna pincelada sobre pautas generales a la hora de introducir un nuevo compañero felino en casa:

  1. Lo primero de todo es sencillo: ¡No introducir al nuevo gatito de forma brusca! Previamente a su llegada a casa, sería recomendable habituar a nuestro primer gato a su olor, si es posible con alguna toalla o paño con el olor del nuevo gatito (y viceversa). Una vez llegado a casa, éste debería estar en una habitación aislada del otro felino 🐱
  2. Ya vamos habituando a nuestros gatitos a los olores…¡Seguimos con la introducción gradual! Por pequeños períodos de tiempo diarios (minutos), podemos intercambiar los «territorios» de nuestros gatos al territorio de su compañero. Gato A en zona B, y gato B en zona A. Así los olores (y feromonas) de los dos gatos se irán entremezclando de manera que los dos gatitos sigan reconociéndose.
  3. Seguimos con la introducción de nuestro nuevo compañero…después de la fase «no visual», comenzamos a dejar que se vean. Eso sí, a distancia suficiente, y estando cada uno en su zona de confort y con alguna separación entre ellos: una malla, una barrera «anti-niños»… Iremos premiando a cada uno de ellos en cuanto vayan estableciendo contacto visual y no haya reacciones negativas: bufidos, gruñidos, etc. Pocos minutos después, cada uno de vuelta a su zona segura 🏠 Y no desesperéis: poco a poco podremos aumentar la distancia e ir alargando el tiempo de interacción.
  4. Una vez hemos realizado con éxito la fase visual y nuestros gatitos son capaces de estar relajados a muy corta distancia con una barrera física, es hora de repetir todo el proceso anterior, esta vez sin barrera. Cuando éstos puedan comer o jugar casi uno junto al otro, podremos empezar a dejarles compartir el espacio. Y un último consejo: ¡Nunca saltéis al paso siguiente si no tenéis la certeza de que el paso anterior se hizo correctamente!

 

Y…recordad ➡️ !!! 

 

¡No dudéis en contactarnos para cualquier duda o contratiempo que os surja en cualquiera de las fases!

 

Cristina Martínez (Etóloga Veterinaria)

Falsos mitos: Cuando no todo es lo que parece

En algunos de nuestros posts en Instagram os hablamos sobre FALSOS MITOS, es decir, afirmaciones que popularmente se han dado a conocer, pero que no son tan ciertas como parecen… Por eso queremos recopilarlas en un post común para los que os hayáis perdido alguno de los posts…

¡Comenzamos!

 

  1. LA MATERNIDAD: En primer lugar hablamos de la maternidad, y en concreto de la afirmación: «Mi perra/gata tiene que ser mamá una vez en su vida para sentirse realizada y para prevenir tumores de mama». Las perras y gatas no son conscientes de su sexualidad y maternidad como nosotr@s, y además, la esterilización (sobre todo antes del segundo celo), tiene numerosos beneficios para su salud, como son la prevención de tumores de mama, especialmente malignos en gatas. Además, ¡Ayudarás a que puedan adoptarse muchos peludos (bebés y mayores) que necesitan una familia!
  2. LA CULPABILIDAD: ¿Cuántas veces hemos pensado que nuestro amigo se siente culpable, por ejemplo, cuando se le escapa pipí en casa o cuando rompe algo que no debería? Lo cierto es que no está demostrado que ellos sientan culpabilidad, al menos como nosotros la entendemos. Es por eso que muchos conflictos con ellos surgen de pensar que conceptos como la culpabilidad y la venganza están presentes, y que por tanto, pueden hacer actos intencionados contra nosotros.
  3. APEGO EN GATOS:  «Mi gato no me demuestra ninguna señal de apego»: La afirmación que oímos tantas veces sobre los gatos, esos seres que a veces sólo parecen interaccionar con nosotros «por interés». Lo cierto es que hay diversas señales de que nuestro gato disfruta de nuestra presencia y que se encuentra a gusto con nosotros, como son el simple hecho de sentarse junto a nosotros (a veces incluso encima) con o sin ronroneo, esperarnos junto a la puerta al llegar a casa, invitarnos a jugar o a acariciarlos, rozarse con nosotros o contra objetos al vernos…Por lo tanto, si bien su lenguaje puede ser algo más sutil que el lenguaje canino ¡esto no quiere decir que nuestro felino no disfrute -ni mucho menos- de la vida con su compañero humano!
  4. LA DOMINANCIA: El siguiente mito trata acerca de otra creencia clásica: la de la dominancia. Este concepto, en muchos casos erróneo -y de cada vez más cuestionado- puede llegar a contribuir incluso al deterioro del vínculo humano-animal en muchos casos en los que la familia del animal puede pensar que está presente, como en el hecho de posicionarse en un determinado lugar respecto al propietario, competir por un recurso determinado, etc.

 

Cristina Martínez (Etóloga Veterinaria)

Gatos y transportín…¿Una relación imposible? ¡Para nada! Te enseñamos cómo:

 

 

Muchos gatos huyen del transportín en el momento en el que éste entra en escena, haciendo el hecho de entrar y todo lo relacionado a éste toda una odisea. Esto sucede, en parte, precisamente porque el transportín únicamente aparece en estos momentos «desagradables» para nuestro felino: visitas al veterinario, viajes estresantes en coche o en transporte público, mudanzas…

Lo primero a tener en cuenta es que el transportín, lejos de ser el peor enemigo de nuestro gato, tiene que ser su aliado en momentos de traslado, un lugar en que el animal se siente seguro, protegido y en calma. Para ello, es esencial que lo habituemos ANTES de estas experiencias, de manera que ya hayamos convertido este espacio de transporte en un refugio para nuestro gato.  Por supuesto, si hacemos este trabajo cuando el gato es cachorro, será mucho más sencillo y el pequeño asociará rápidamente el trasportín como su «guarida» segura.

¿Pero y si nuestro felino ya ha tenido una o varias experiencias negativas y huye del transportín como si del diablo se tratara? Entonces aquí entran varios elementos en juego: la paciencia (mucha paciencia) y la re-asociación del transportín como un elemento positivo. Como es evidente, es mucho más sencillo crear una asociación positiva si aquello que queremos trabajar no está previamente condicionado, pero ¡no es imposible! Para ello: 1) Deberemos limpiar minuciosamente restos de las llamadas feromonas de alarma que pueden dificultarnos la tarea (como véis en el vídeo, utilizando detergentes enzimáticos), y 2) En caso de que sea muy difícil establecer esta nueva asociación, podemos ayudarnos de un nuevo transportín con el que podamos hacer «borrón y cuenta nueva». Los que podréis trabajar mejor son los que veis en el vídeo, que permiten practicar por fases y añadir elementos gradualmente.

Esperamos que este vídeo os sea de utilidad y, por supuesto ¡no dudéis en consultarnos si necesitáis un extra de ayuda gatuna!

 

 

Cristina Martínez (Etóloga Veterinaria)

¡Estrenamos instagram!

En ATIVET estamos de estreno en las redes sociales, para facilitar que podáis seguir toda nuestra actividad diaria. En nuestro instagram  https://www.instagram.com/ativet_etologiaveterinaria/ podréis ver lo que hacemos y estaréis al día sobre nuevas charlas, cursos, curiosidades y todo lo que rodea al mundo de la etología y el bienestar animal.

Os recordamos que podéis contactarnos no sólo a través de esta red social sino también a través de mail, whatsapp y vía teléfónica. Tenéis toda esta info en el apartado «Contacto».

¡Bienvenidos! Esperamos vuestro feedback, comentarios, sugerencias y mucho más en las redes sociales.