Título

Autem vel eum iriure dolor in hendrerit in vulputate velit esse molestie consequat, vel illum dolore eu feugiat nulla facilisis at vero eros et dolore feugait

¿Nuevo gato en casa?

🐱+🐱

La introducción de un gato en casa, o la re-introducción de uno de ellos cuando ha habido una experiencia negativa previa entre ellos, requiere de ciertas pautas para que la convivencia sea equilibrada y no existan conflictos. A continuación os damos alguna pincelada sobre pautas generales a la hora de introducir un nuevo compañero felino en casa:

  1. Lo primero de todo es sencillo: ¡No introducir al nuevo gatito de forma brusca! Previamente a su llegada a casa, sería recomendable habituar a nuestro primer gato a su olor, si es posible con alguna toalla o paño con el olor del nuevo gatito (y viceversa). Una vez llegado a casa, éste debería estar en una habitación aislada del otro felino 🐱
  2. Ya vamos habituando a nuestros gatitos a los olores…¡Seguimos con la introducción gradual! Por pequeños períodos de tiempo diarios (minutos), podemos intercambiar los «territorios» de nuestros gatos al territorio de su compañero. Gato A en zona B, y gato B en zona A. Así los olores (y feromonas) de los dos gatos se irán entremezclando de manera que los dos gatitos sigan reconociéndose.
  3. Seguimos con la introducción de nuestro nuevo compañero…después de la fase «no visual», comenzamos a dejar que se vean. Eso sí, a distancia suficiente, y estando cada uno en su zona de confort y con alguna separación entre ellos: una malla, una barrera «anti-niños»… Iremos premiando a cada uno de ellos en cuanto vayan estableciendo contacto visual y no haya reacciones negativas: bufidos, gruñidos, etc. Pocos minutos después, cada uno de vuelta a su zona segura 🏠 Y no desesperéis: poco a poco podremos aumentar la distancia e ir alargando el tiempo de interacción.
  4. Una vez hemos realizado con éxito la fase visual y nuestros gatitos son capaces de estar relajados a muy corta distancia con una barrera física, es hora de repetir todo el proceso anterior, esta vez sin barrera. Cuando éstos puedan comer o jugar casi uno junto al otro, podremos empezar a dejarles compartir el espacio. Y un último consejo: ¡Nunca saltéis al paso siguiente si no tenéis la certeza de que el paso anterior se hizo correctamente!

 

Y…recordad ➡️ !!! 

 

¡No dudéis en contactarnos para cualquier duda o contratiempo que os surja en cualquiera de las fases!

 

Cristina Martínez (Etóloga Veterinaria)
admin

Deja un comentario