Título

Autem vel eum iriure dolor in hendrerit in vulputate velit esse molestie consequat, vel illum dolore eu feugiat nulla facilisis at vero eros et dolore feugait

Falsos mitos: Cuando no todo es lo que parece

En algunos de nuestros posts en Instagram os hablamos sobre FALSOS MITOS, es decir, afirmaciones que popularmente se han dado a conocer, pero que no son tan ciertas como parecen… Por eso queremos recopilarlas en un post común para los que os hayáis perdido alguno de los posts…

¡Comenzamos!

 

  1. LA MATERNIDAD: En primer lugar hablamos de la maternidad, y en concreto de la afirmación: «Mi perra/gata tiene que ser mamá una vez en su vida para sentirse realizada y para prevenir tumores de mama». Las perras y gatas no son conscientes de su sexualidad y maternidad como nosotr@s, y además, la esterilización (sobre todo antes del segundo celo), tiene numerosos beneficios para su salud, como son la prevención de tumores de mama, especialmente malignos en gatas. Además, ¡Ayudarás a que puedan adoptarse muchos peludos (bebés y mayores) que necesitan una familia!
  2. LA CULPABILIDAD: ¿Cuántas veces hemos pensado que nuestro amigo se siente culpable, por ejemplo, cuando se le escapa pipí en casa o cuando rompe algo que no debería? Lo cierto es que no está demostrado que ellos sientan culpabilidad, al menos como nosotros la entendemos. Es por eso que muchos conflictos con ellos surgen de pensar que conceptos como la culpabilidad y la venganza están presentes, y que por tanto, pueden hacer actos intencionados contra nosotros.
  3. APEGO EN GATOS:  «Mi gato no me demuestra ninguna señal de apego»: La afirmación que oímos tantas veces sobre los gatos, esos seres que a veces sólo parecen interaccionar con nosotros «por interés». Lo cierto es que hay diversas señales de que nuestro gato disfruta de nuestra presencia y que se encuentra a gusto con nosotros, como son el simple hecho de sentarse junto a nosotros (a veces incluso encima) con o sin ronroneo, esperarnos junto a la puerta al llegar a casa, invitarnos a jugar o a acariciarlos, rozarse con nosotros o contra objetos al vernos…Por lo tanto, si bien su lenguaje puede ser algo más sutil que el lenguaje canino ¡esto no quiere decir que nuestro felino no disfrute -ni mucho menos- de la vida con su compañero humano!
  4. LA DOMINANCIA: El siguiente mito trata acerca de otra creencia clásica: la de la dominancia. Este concepto, en muchos casos erróneo -y de cada vez más cuestionado- puede llegar a contribuir incluso al deterioro del vínculo humano-animal en muchos casos en los que la familia del animal puede pensar que está presente, como en el hecho de posicionarse en un determinado lugar respecto al propietario, competir por un recurso determinado, etc.

 

Cristina Martínez (Etóloga Veterinaria)
admin

Deja un comentario